Recreación de Los Sitios de Zaragoza 2018

La recreación de Los Sitios de Zaragoza tendrá lugar del 6 al 8 de marzo

La recreación de Los Sitios de Zaragoza tendrá lugar del 28 al 29 de abril de 2018

Habrá combates, desfiles, campamentos militares y un mercado napoleónico

En los más de 2000 años de historia de Zaragoza hay un episodio conocido en todo el mundo: Los Sitios de Zaragoza.

En 2009, 2013 y 2015 se realizaron recreaciones de estos hechos y tuvieron una gran aceptación en la ciudad, por lo que el Ayuntamiento de Zaragoza quiere volver a rememorar estos episodios que hicieron que el nombre de Zaragoza fuese sinónimo de libertad.

La celebración se acompaña de un MERCADO napoleónico con más de 50 puestos – Ver información del mercado.

Aquí puedes ver las imágenes de la Recreación de Los Sitios de Zaragoza del 2015

Programa de los actos de la recreación de Los Sitios de Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza ha organizado del 28 al 29 de abril de 2018 un programa de actividades y representaciones para realizar la IV Recreación de Los Sitios de Zaragoza.

Sábado 28 de abril

10:00 h Apertura de campamento museo (Parque TÍo Jorge)

12:00 h Salida del General Palafox con el pueblo y las tropas, camino del Palacio Arzobispal. Recorrido: Pza. San Gregorio, Sixto Celorrio, Puente de Piedra, Echegaray y Caballero, San Vicente de Paúl, Palafox, Pza. San Bruno, Pza. de la Seo. En la plaza de La Seo se llevará a cabo el discurso de Palafox desde el balcón del palacio Arzobispal. Tras ello, el General se suma a la comitiva con su calesa, prosiguiendo el recorrido.

salida del general palafox recreacion de los sitios mapa13:15-13:30 h Pza. del Pilar, donde se llevará a cabo el acto de presentación de los grupos participantes, así como la interpretación de los himnos de las naciones participantes
en Los Sitios de Zaragoza, y el izado de sus banderas correspondientes. Finalizará el
acto con una descarga de fusilería.

13:15 h Presentación de grupos y revista de las autoridades en Plaza del Pilar.

13:30 h Salva de honor y retirada de los grupos al campamento. (C/ Florencio
Jardiel, Puente de Santiago, C/ Palencia hasta llegar de nuevo al Parque del Tío Jorge).

16:30 h Apertura del campamento museo

19:00 h Cierre del campamento museo y salida de las tropas hacia la  batalla. Recorrido: Pza de San Gregorio, Sixto Celorrio, Puente de Piedra, Don Jaime, Coso, girando hacia la izda. dirección plaza San Miguel.

mapa recreacion sitios zaragoza19:45 h Comienzo de la batalla en Coso (entre calle Espartero y Pza. España), Pza España, Coso, Calle Alfonso I, Pza. del Pilar, Paseo Echegaray y Caballero, donde finalizará el combate.

21:00 h Homenaje a los caídos en el Puente de Piedra con el arrojo de una corona de flores al río Ebro.

Domingo 29 de abril

10:00 h Apertura del campamento museo

11:00 h Cierre del campamento museo y salida de las tropas hacia la batalla. Recorrido: C/ Fernando Gracia Mazulla, Avda de los Pirineos (por acera lateral), Paseo Echegaray y Caballero, Pza. Europa, C/ Los Diputados, Palacio de la Aljafería.

29 abril mapa recreacion batalla de los sitios

La IV Recreación homenajea a las tropas portuguesas

En ediciones anteriores se ha recordado a las tropas francesas y polacas que combatieron en los Sitios. Este año el homenaje será para las tropas portuguesas que combatieron en los dos bandos.

El Ejército portugués había sido disuelto por el Emperador y sus restos enviados a Francia. En ese trayecto algunos de sus miembros se enviaron contra Zaragoza, con el general Gomes Freire a la cabeza.

Fue el quinto regimiento de infantería y el tercer batallón de cazadores que estaba compuesto por 265 y 288 hombres respectivamente. Estos llegaron a Zaragoza el 26 de junio y el 2 de julio serían los que sufrieran el famoso cañonazo de Agustina en el Portillo.

Para entonces también otra tropa desertoras portuguesa defendía la Aljafería, en donde seguirían hasta el levantamiento del asedio.

En el mes de octubre se disolvió y los restos fundidos en el regimiento del Infante pero el 20 de febrero de 1809, víspera de la capitulación, aún había “en Misericordia un cabo y cuatro soldados portugueses que deberían haberse unido al Infante Don Carlos”.

 

 

Más de 400 soldados y la participación de 29 asociaciones

Para la realización de estas recreaciones, como en anteriores ediciones, el Ayuntamiento de Zaragoza cuenta con la colaboración de la Asociación Voluntarios de Aragón, y el respaldo de la Asociación Napoleónica Española (ANE). La Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Aragón, decana de la recreación Napoleónica en España y Cofundadora de la ANE, ha reunido a 400 soldados para estas celebraciones, pertenecientes a 29 asociaciones, y venidos de toda España (Zaragoza, Gerona, Madrid, Bailén, Valencia, Tarragona, Asturias, etc….) y del resto de Europa (Francia, Holanda, Polonia y Rusia).
Los soldados contarán para la recreación de las batallas con 4 cañones, 100 kilos de pólvora y caballos. Todos los participantes portan réplicas exactas de los uniformes, armamentos y equipos originales, cuidadas hasta el mínimo detalle, y su campamento será también una réplica exacta de cómo fueron los campamentos que estaban situados alrededor de nuestra ciudad durante aquellos días.
Recreación de Los Sitios de Zaragoza
Recreación de Los Sitios de Zaragoza

Vídeo de la Recreación de los Sitios de Zaragoza

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA RECREACIÓN DE LOS SITIOS

1.- INTRODUCCIÓN

Zaragoza es una bimilenaria ciudad repleta de historia, pero si existe un episodio de esta que sea conocido, no solo en España sino en todo el mundo, ese es sin duda “Los
Sitios de Zaragoza”.

Pero ¿qué fueron los Sitios y por qué su fama resonó en el mundo entero como ejemplo de valor, resistencia a la tiranía, y defensa de la libertad, hasta el punto de que
cuando en 1944 las tropas nazis destrozaban el guetto de Varsovia, uno de los lemas favoritos de los resistentes era “¡Recordad a Zaragoza!”?.

En 1808 países enteros eran sometidos sin apenas oposición a la tiranía del Emperador Napoleón, estando entonces a punto de ocurrir lo mismo en España.

Efectivamente, tras una serie de maquiavélicas maniobras, nuestra familia Real se hallaba prisionera en Bayona, las principales ciudades y fortalezas ya ocupadas por los franceses y nuestras mejores tropas lejos del país, destinadas en Dinamarca y Portugal, todo so-pretexto de una forzada y perjudicial alianza.

Cuando todo parecía perdido, la población de Zaragoza, ciudad carente de verdaderas obras de defensa, sin mas guarnición que 1 pequeña compañía de 70 miñones, y gobernada por un Capitán General, Guillelmi, extranjero y pusilánime, se sublevó contra la tiranía napoleónica en la mañana del 24 de mayo apresando a Guillelmi y exigiéndole las armas almacenadas en el castillo de la Aljafería.

Todos los sublevados adoptaron desde el primer momento escarapelas y brazaletes de color rojo, color entonces representativo de España, y que servirían para identificar a
aquellos paisanos que estaban dispuestos a luchar por ella.

Esa misma tarde, y carentes de un verdadero mando, los labradores del Arrabal, dirigidos por el Tío Jorge fueron a buscar a un joven Brigadier: José de Palafox, segundo hijo de los Marqueses de Lazán, que, tras haber escoltado a Fernando VII a Francia formando parte de su guardia, había intentado sin éxito convencer a Guillelmi de que levantase la ciudad contra los franceses, y que, tras haber fracasado en su propósito, se había refugiado en la finca de sus parientes- los Marqueses de Ayerbe en la Alfranca.

Llegado el atardecer e instalado en el Palacio Arzobispal, que se hallaba vacío al haberse fugado su titular por afrancesado, Palafox fue aclamado desde su balcón por la multitud como nuevo Capitán General y cabeza de la rebelión.

En los días siguientes, la actividad fue frenética: convocó a las Cortes de Aragón a fin de dar legalidad a sus decisiones, ordenó el alistamiento de todos los hombres de entre los 14 y los 40 años, así como la requisición de armas, caballos y paños para uniformes, envió emisarios en busca de auxilios y, para propagar la rebelión en todo Aragón así como en los reinos vecinos, designó comandantes e instrucciones para los principales puntos.

Pero ya para entonces la maquinaria imperial se había puesto en marcha: una columna volante, dirigida por el General Lefebvre Desnoüettes y encabezada por los veteranos polacos de la Legión del Vístula, salió de Pamplona hacia Zaragoza, y el 6 de junio chocaban en Tudela con un primer contingente llegado desde Zaragoza a través del Canal Imperial y dirigido por el Marqués de Lazán, hermano mayor del General Palafox.

Nuestra derrota fue completa, regresando los restos de este improvisado ejército apresuradamente a la ciudad, pero el 13 de junio y de nuevo mandados por Lazán, volvieron a intentar frenar al enemigo en Mallén, siendo otra vez derrotados, ocurriendo exactamente lo mismo al día siguiente en Alagón, a pesar de que en esta ocasión fuesen comandados por su idolatrado pero totalmente inexperto General Palafox, que incluso llegó a caer de su caballo cuando se disponía a dirigir una carga de caballería. La entrada victoriosa de los imperiales en Zaragoza parecía inminente.

Recreación de los Sitios de ediciones anteriores

2.- PRIMER SITIO (15 DE JUNIO A 14 DE AGOSTO DE 1808)

Al amanecer del 15 de Junio se presentaron los franceses ante la ciudad, asaltando simultáneamente las puertas de Santa Engracia, del Carmen y del Portillo, pero contra todo pronóstico sus habitantes lograron rechazarles en la conocida batalla de las Eras del Rey. Tras esta inesperada derrota, los franceses se retiraron e iniciaron el cerco de la ciudad, lanzando un nuevo asalto general el 2 de julio, esta vez dirigido por su nuevo jefe, el Mariscal Verdier, pero fue nuevamente rechazado por los defensores, entre los cuales destacó una barcelonesa llamada Agustina Zaragoza y que pasaría a la posteridad como Agustina de Aragón.

Con nuevas trincheras, bombardeos y la llegada de refuerzos imperiales se lanzó un definitivo asalto general el 4 de agosto, logrando, esta vez si, penetrar en la ciudad por la puerta de Santa Engracia y avanzar hasta lo que hoy es la plaza de España. Palafox dio la ciudad por perdida y salió por el puente de Piedra, intentando contactar con los refuerzos españoles que se aproximaban por Pina, pero nuevamente y contra toda lógica los invasores volvieron a ser frenados, esta vez en el Coso, no logrando atravesarlo en los 10 días siguientes, al cabo de los cuales abandonaron sorpresivamente el cerco retirándose a Navarra, no sin antes volar el convento de Santa Engracia.

Vídeo de la Recreación de Los Sitios en Zaragoza 2015

3.- SEGUNDO SITIO (21 DE DICIEMBRE DE 1808 A 21 DE FEBRERO DE 1809)

Tras la retirada francesa, los ejércitos del Centro (Andalucía), Valencia, Murcia y Aragón se unieron para empujar a las tropas imperiales hasta Tudela, pero el 23 de noviembre fueron todos ellos derrotados nuevamente en esa ciudad, retirándose los del Centro con el General Castaños hacia Madrid, y el resto con Palafox a Zaragoza, encerrándose en esta ciudad hasta la llegada de nuevo ante ella de los franceses el 21 de diciembre.

En esta ocasión eran dos cuerpos de Ejército completos: el 3º mandado por Junot y el 5º mandado por Portier, sumando unos 48.600 soldados, que en ese primer asalto lograron tomar el Monte Torrero, pero fueron sangrientamente rechazados en el Arrabal, iniciándose otro largo y duro asedio.

En las semanas siguientes, extendieron su red de trincheras y de baterías alrededor de la ciudad, ocupando los puntos exteriores de la defensa: San José el 12 de enero, y el Reducto del Pilar (hoy glorieta Sasera) el 15, y malogrando así los dos intentos de hacer llegar refuerzos a los sitiados (el 24 en Leciñena a los procedentes del norte, y el 26 en Alcañiz a los del sur).

El 27 de enero, mandados por el Mariscal Lannes, recién llegado para hacerse cargo del mando conjunto de los dos Cuerpos de Ejército, los franceses lanzaron el esperado asalto general contra la plaza, logrando penetrar en la misma por las tapias de las Mónicas y por el Convento de Santa Engracia, reiniciándose la tristemente célebre guerra de casa en  casa, en la que tan expertos se mostraron los aragoneses.

Mientras, el 14 de febrero en la otra orilla del Ebro, los franceses tomaron el convento de Jesús, y el 18 ocuparon todo el barrio del Arrabal, colocando sus baterías frente al palacio Arzobispal y el mismísimo Pilar, pudiendo decirse que Zaragoza quedaba así condenada.

Palafox se hallaba ya entonces gravemente enfermo, al igual que otros miles de defensores, viéndose forzado a nombrar una Junta de Defensa que le sustituyese en la toma de  decisiones. Fue esta la que, carente de recursos, con sus escasas tropas enfermas y sin posibilidad alguna de lograr ayudas del exterior, acordó iniciar conversaciones con el Mariscal Lannes la noche del 20 de febrero en su cuartel General de la Casa Blanca, junto al Canal.

Finalmente, Zaragoza nunca se rindió, sino que aceptó una capitulación, es decir que se entregó a cambio de una serie de concesiones (después incumplidas), y en la mañana del 21 salieron los restos de su guarnición por la puerta del Portillo, entregando sus armas ante Lannes a la altura del castillo de a Aljafería.

Detrás de ellos, una ciudad en ruinas, con 50.000 muertos, la mitad de su patrimonio artístico arrasado, una ciudad de héroes a su pesar y cuya caída, efectivamente, estremeció España, aunque no de la forma que esperaba Napoleón.

Las noticias de la caída de Zaragoza y la resistencia empleada, se extiende por toda España, por Europa y América. Zaragoza se empieza a usar como sinónimo de Libertad, de defensa de lo propio frente a lo impuesto. El mito triunfa sobre la tragedia.

Descubre los restos de Los Sitios que aún hoy puedes ver en distintas calles de Zaragoza